En qué consiste la externalización de una empresa

La externalización de una empresa es un proceso mediante el cual una compañía delega una parte de su negocio a otra compañía externa. Se trata de un proceso que normalmente sirve para ahorrar costes, dado que la compañía en la que se delega parte de la empresa optimiza más los gastos y sale más rentable hacerlo de esta forma.

También puede darse el caso de que, además de ahorrarse gastos, el lugar desde al cual se externaliza el departamento en cuestión esté más especializado en la materia correspondiente o cuente con un equipo más adecuado de profesionales que puedan sacar el trabajo adelante de una forma más óptima.

A la hora de externalizar una empresa, proceso también denominado outsourcing, hay que tener en cuenta diversos factores. Si se externaliza al extranjero, hay que mirar el tipo de país en el que estamos instalando parte de nuestra empresa.

Hay países que ofrecen importantes beneficios económicos y fiscales a la hora de crear nuevas empresas o externalizar otras ya existentes. Es el caso, por ejemplo, de Bulgaría, un país en el que sus políticas fiscales favorecen la inversión en el área empresarial. Además, este país tiene una ubicación estratégica entre Asia y Europa, lo que le convierte en un lugar con unas características muy especiales.

También es importante que, en un proceso de externalización, dejarse asesoras por empresas especializadas en este ámbito, que cuenten con la experiencia y los recursos necesarios para hacer de este proceso un trámite sencillo y sin imprevistos. Conocer el idioma y todo el papeleo que se solicita para llevar a cabo el proceso de outsourcing es un paso muy importante que ofrece garantías de éxito en la externalización de una empresa en Bulgaria.