¿Qué es el CRO?

Existe un concepto dentro del marketing online que puede que muchas personas desconozcan: el CRO. Sus siglas responden a los términos Conversion Rate Optimization. Y como se desprende de estas palabras, este concepto incluye una serie de técnica para lograr optimizar las conversiones de un sitio web.

Fases de un proyecto CRO

No debe confundirse la optimización de las conversiones de una web, que es un proceso organizado que se compone de diferentes fases, con realizar algún cambio puntual en la página sin ningún criterio aparente. Por ello, en un proyecto CRO distinguimos las siguientes fases:

Objetivos

Para conocer los elementos o partes de la web que deben mejorarse, debemos primero saber cuáles son los objetivos que la página quiere conseguir y cuáles son las conversiones a optimizar.

Análisis

Necesitamos analizar tanto la apariencia de la web y la disposición de todos sus elementos, como también las analíticas web y todos los datos relacionados con el comportamiento del usuario en su navegación por la página.

Hipótesis

Con la información recopilada, podemos llevar a cabo una serie de hipótesis que se probarán en fases posteriores para confirmar, o no, su funcionamiento.

Test (Planificación y ejecución)

Tras las hipótesis, se llevara a cabo un testeo de las mismas y este proceso pasa por una planificación una ejecución de los cambios, que posteriormente serán evaluados.

Evaluación

Una vez se haya realizado el test, se llevará a cabo una evaluación de los resultados y determinaremos si los cambios introducidos suponen una mejora en las conversiones de la página o, por el contrario, debemos empezar el proceso de nuevo y llevar a cabo un test diferente.

Hay que tener claro que una página web debe estar inmersa en un proceso de mejora continua para poder ofrecer a los usuarios la información que necesitan de la forma más adecuada. Para ello, el CRO es la herramienta adecuada.