¿Se puede ser ecológico cocinando con carbón?

La llegada del verano es sinónimo de buen tiempo, y esto se traduce también en reuniones con amigos y familiares, y barbacoas. Una de las épocas del año predilectas para hacer este tipo de cocina en grupo, pero siempre con la responsabilidad que requiere. Si estás pensando en organizar una, vamos a profundizar en cómo preparar una barbacoa perfecta con un carbón especial.

Tipos de barbacoas

Antes de nada hay que aclarar un par de cuestiones referentes al tipo y modelo de barbacoas existentes en el mercado. Dentro de las opciones disponibles hay que diferenciar entre las barbacoas tipo, que son aquellas que cuentan con una tapa para poder hacer la función también de horno barbacoa, y las parrillas, en relación a los modelos descubiertos. Por tanto, las brasas de restaurantes y del sector de hostelería, de normal suelen ser parrillas.

Tipo de carbón

En este punto es necesario destacar las propiedades y cualidades del carbón. Hemos sugerido la pregunta de si se puede ser ecológico cocinando con un combustible fósil como es el carbón, y la respuesta es sí. En contraposición al carbón de toda la vida, el tradicional, actualmente se puede hacer uso de otro tipo de carbón, concretamente el carbón vegetal para cocinar, siendo las características de este más idóneas para un uso respetuoso con el medio ambiente.

El carbón vegetal, que se puede comprar en cómodos sacos como cualquier otro, ofrece una experiencia igual de satisfactoria que su predecesor, o incluso mejor. Entre sus características más relevantes destaca su alta durabilidad, su poder calorífico, que genera muy poca ceniza residual, con una combustión progresiva y controlada, y una relación precio-rendimiento bien ajustada. El carbón vegetal se genera a través de residuos forestales y orgánicos, por lo que las emisiones que se generan no se añaden, sino que crean un equilibrio neutro. Además, el uso de este carbón no añade aromas ni sabor diferente a la comida durante el cocinado.